Ascenso al Huascarán, la montaña tropical más alta del mundo

Ascenso al Huascarán, la montaña tropical más alta del mundo

La mañana del 2 de septiembre de 1908, la ciudadana americana Annie Peck en compañía de los guías suizos de Zermat: Taugwalder y Zum Taugwald, ascienden por vez primera al "Techo peruano" el Huascaran, alcanzando la cima norte (6654m), siguiendo la ruta de la garganta; "no hay quinto malo" dice el dicho, ya que anteriormente Peck lo había intentado ya cuatro veces.

En aquella fecha la altura que le estimaron a esta cima era la de 7,300m, con lo cual suponía todo un récord de altitud alcanzado por una mujer, lo cual derivó en muchas discusiones y polémicas que con el pasar de los años se fueron aclarando.

Esta "conquista" marca el inicio del alpinismo como actividad deportiva en el Perú. En años posteriores las expediciones extranjeras no dejarían de visitar la Cordillera Blanca y de pisar, una a una, cada cima virgen de esta famosa cadena montañosa.

Pasarían 24 años todavía para que la virgen cima sur, (la más alta del macizo y por ende el verdadero techo peruano), se viera hollada. El 20 de julio de 1932, los reconocidos alpinistas austro-alemanes miembros del famoso club alemán DAV: Bernard, Borchers, Hein, Hoerlin y Schneider, siguiendo la ruta de la garganta (hoy la vía normal) consiguen por vez primera posarse sobre la cima virgen de la montaña tropical más alta del Mundo.

Pero pasarían muchos años más aún para que los nacionales pudieran pisar la cima de su propia montaña. Una expedición organizada y auspiciada por el diario El Comercio, teniendo como Jefe de Expedición al reconocido periodista y andinista Cesar Morales Arnao, consigue enviar a un grupo de andinistas (ancashinos en su mayoría) a ser los primeros peruanos en pisar la cima del Huascaran Sur.

Félix Mautino; los hermanos Guido, Pedro y Apolonio Yanac y Macario Ángeles, consiguen el 03 de agosto de 1954 posarse sobre los 6768m del Huascaran; toda una hazaña para el retrasado alpinismo nacional de aquella época. Al año siguiente los mismos elementos de aquella expedición conseguirían la primera nacional a la cima del argentino Aconcagua, techo de América.

El Huascaran siempre estuvo liado a grandes conquistas alpinisticas, pero lamentablemente también a grandes tragedias, siendo la más recordada y devastadora la del año 1970, en la que una gran masa de hielo y rocas se desprendió de la gran pared oeste del Huascaran Norte, provocando una gigantesca avalancha de lodo, piedras y nieve, que sepultó completamente la ciudad de Yungay con casi toda su población.

Entre las actividades deportivas de gran renombre figuran la vía abierta en "solo" por el italiano Renato Casarotto en la pared norte del Huascaran Norte, una vía que le ha costado la vida a muchos alpinistas que buscaron la primera repetición. La apertura de la larga arista noreste a la cima sur a cargo de Jordi Pons, José Anglada, Sebastián Rivas, entre otros, con el apoyo del nacional Félix Mautino, durante la 1ra Expedición Española fuera de España en el año 1961, fue otro de los hitos importantes. Otros tantos famosos alpinistas como el catalán Carles Valles, el francés Paragot (1ra mundial a la sur del Aconcagua), los eslovenos Kovac y Pavle Kozjek, han abierto vías de gran nivel en todas las caras posibles de este bicéfalo. En total son más de 20 las vías abiertas en ambas cimas por todas sus caras.

Otras grandes hazañas unidas al Huascaran son el primer vuelo en ala delta desde la cima sur en la década de los 80 por obra del alpinista francés Rene Ghillini, compañero de expediciones del mítico médico y alpinista francés Nicolas Jaeger, quien por un tiempo mantuvo el récord de permanencia en altura al "vivir" 60 días en la cumbre del Huascaran Sur estudiando el comportamiento humano en la altura "con su propio cuerpo" a lo Daniel A. Carrión. Posteriormente este record seria batido por el español Fernando Garrido quien estuvo 63 días en la cima del Aconcagua.

Otros grandes records deportivos han sido, el ascenso y descenso en el día desde Musho a la cumbre y retorno a Musho, por obra del guía uiagm peruano Rodrigo Cayupe; y las más de 70 ascensiones registradas por el también guía uiagm peruano Máximo Henostroza, quien nos diera con la cima del Shisha Pangma el 3er ochomil para el montañismo nacional.

Cada año son decenas de alpinistas los que persiguen su cima, pero solo unos cuantos privilegiados logran alcanzarla, otros tantos lamentablemente fallecen en el intento o en el descenso luego de la algarabía de haber pisado su cumbre.

La vía más frecuentada es la de la garganta, para lo cual es necesario viajar hasta el pueblo de Musho, al cual se accede por un desvío desde Mancos en la carretera del Callejón de Huaylas, luego de una hora de viaje aproximadamente.

En Musho se encuentra arrieros e incluso a veces porteadores, también se encuentra el control del Parque Nacional Huascaran, donde se debe uno registrar y abonar el precio de $20 o su cambio a moneda nacional por el derecho de ingreso al PNH a realizar actividades de aventura.

De aquí nos espera superar unos mil metros de altitud en unas 4 horas de caminata tranquila y por senderos muy bien definidos y señalizados hasta el campo base, ubicado entre gigantescas placas de granito sobre las cuales prácticamente se instalan las tiendas, una hora mas arriba se encuentra el campo morena, en el cual se encuentra también uno de los 4 refugios construidos por los muchachos de la fundación Don Bosco en los Andes.

Desde el campo morena hacia el campo uno son unas dos horas más de ascenso por terreno prácticamente seguro, a pesar de estar el campo uno ya sobre glaciar. Lo complicado es pasar del campo uno (5300m) hacia el campo dos (6000m), gigantescas grietas, una canaleta de hielo que algunos años se torna incluso extraplomada y la peligrosa zona de seracs que caen y caen sin parar, son los problemas habituales a tener en cuenta.

Luego de esto, 7 horas de agotador ascenso nos esperan hacia la cima sur, eso si las grietas no están muy abiertas y se muestran imposibles de pasar, cosa que ha estado sucediendo en los últimos años.

Muchas expediciones optan por entrar hacia la derecha, por la cara oeste del Huascaran Sur y escalar la vía del Escudo, una vía técnica de puro hielo que es la única opción a la cima cuando la vía normal esta imposible de pasar.

El Huascaran es el objetivo principal de la mayoría de alpinistas que visitan Cordillera Blanca, pero también es la montaña con el mayor número de accidentes fatales a nivel nacional. La ruta normal al Huascaran es por decirlo de algún modo, fácil, pero es muy peligrosa, no se confundan y suban siempre con mucho cuidado y sobretodo mucho respeto a la montaña.

Como acotación final podríamos describir el nombre de Huascaran proveniente del vocablo quechua "huascahuan" que significa soga, esto debido a que Antonio Raymondi pregunto a poblador en su castellano "masticado": como se llama esa montaña... y el poblador entendio: cómo se sube esa montaña y este respondio con "huascahuan" (con soga se sube). Antiguamente también lo conocían como "matashraju" o nevado asesino, ya que frecuentemente provocaba aludes que causaban tragedias como las de Yungay en el 70.

Alberto Hung (Guía UIAGM).

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS

Videos

More Videos
Watch the video

Noticias

More Articles

Provincias

More Articles

La Provincia peruana de Aija es llamada "Perla de las Vertientes", fue creada el 05 de Marzo de 1936 por el entonces presidente de la república,...

La provincia de Asunción tiene como capital la ciudad de Chacas ubicada sobre los 3,350 m.s.n.m., La provincia fue creada mediante Ley del 30 de...

Chiquian es la capital de la provincia de Bolognesi y conocida como “Espejito del Cielo”, es también la puerta de ingreso a la Cordillera Huayhuash. En el...